martes, 26 de mayo de 2009

J.ÁLVARO GÓMEZ: Andenes


Los medios de transporte dan para mucho. Ya Roger Wolf los empleó para escribir un poemario.En esta ocasión son los andenes el hilo conductor de este primer libro de poemas de J.Álvaro Gómez, titulado precisamente así: Andenes, editado por Visión Libros, Madrid 2009.

Entre andenes repletos de gentes que esperan, en los trayectos entre estación y estación, en los cambios de línea, entre subidas y bajada de escaleras mecánicas, el sujeto poético de este poemario nos habla de amor y de soledad, y lo hace junto a miles de gentes que ,como él, van y vienen rodeados de esa inmensa soledad sonora que se produce en la ciudad donde vamos acompañados por el rumor de los otros y solos. Dicen que ya/ somos cinco millones./ Y yo, ahora,/me encuentro solo/ en esta estación de metro.

En su contraportada nos dice J. Álvaro Gómez: ganador del concurso Marginalia 2.0 y del Surjente 08, entre otros, ha realizado este poemario lleno de pequeños detalles.
Andenes nace de las historias cotidianas que se ven, que se viven,que se piensan o que se oyen en cualquier momento de espera en el andén de los transportes públicos.
Son historias que uno puede llevar dentro y/o que se puede sentir reflejado mientras llegan los fríos o cálidos medios de transporte.


Andenes esta organizado en dos secciones Andenes I y Andenes II y el autor, con una poesía con referentes de Neruda y Benedetti, entre otros, no sí si consciente o no, parece seguir la estela machadiana de cantar lo que se pierde, o lo que se piensa perdido y también aquello que se sueña, que se anhela. Libro eminentemente amoroso, escrito desde la cotidianedad, con poemas intimistas que alcanzan lo colectivo, donde muchos lectores, seguramente, podrán sentirse reflejados en este mundo de la urbe donde, el bullicio y el ruido de metros y estaciones, dan paso a la soledad, al abandono, al olvido y, cómo no,al recuerdo, al sueño, al anhelo, a lo que pudo haber sido y no fue, a lo que pudiera ser...

Desconsuelo, desamparo, ternura y amor, un amor que va y viene por los andenes de la vida, del corazón y del pensamiento, refugiado en esos otros andenes donde, entre espera y espera,se va y viene de una a otra situación abrazado al amor Como un niño huérfano de afectos que sueña,que espera, no ya el metro o el tren o el autobús, sino un te quiero que corresponda al te quiero que, domesticado por el amor, lleva consigo.

Un libro en fin, donde la emoción, tan personal y tan colectiva al tiempo, de algunos poemas es de gran madurez para un primer libro que, en lineas generales, casi siempre suele no serlo tanto.Casi siemore suele haber algún fallo, alguna arritmia, pero que puede ser subsanada con aprendizaje y técnica. Lo que no puede aprenderse, porque o se tiene o no se tiene, es la capacidad de expresión que podemos encontrar en estos poemas sinceros, valientes,desnudos de artificio, íntimos y, repito, al tiempo colectivos,que nos ofrece a pecho descubierto J.Álvaro Gómez, un joven poeta que,seguramente, en próximas publicaciones crezca y nos emocione más si cabe con esa sencillez cotidiana de contar que posee y que hay que llevar dentro, muy dentro de uno, para hacerlo.

Esperanza y sabor


Todo me sabe a ti y todo te espera.

La silueta de tu cuerpo en mi cama deshecha,
la rosa pintada de lluvia sobre la mesa,
el libro sin rimas que escribiste aquella noche
o la clara luna llena que moja mi llanto.

Los ojos aparcados en mí de tus fotos,
el desierto húmedo de mi almohada,
el vaso seco de la mesilla de noche
o el vacío eco cuando susurro tu nombre.

El desesperado sueño de tus besos,
el triste amanecer de mis días laborables,
el largo domingo sin tu figura
o la pena deshauciada de mi corazón marchito.

Todo eres tú.

J. Álvaro Gómez

1 comentario:

LAURA dijo...

Tan solo reiterar que me parece un libro estupendo donde, si se conoce personalmente al autor, se sabe dónde está en cada verso su sentimiento,corazón y sus ganas de superarse día a día.