martes, 7 de junio de 2011

En recuerdo de Julio Álvarez: pintor, escultor, poeta.




Julio Álvarez
(Madrid 1928 - 2011) nos ha dejado. Supe por Carmina Casala de su fallecimiento a través del e-mail que me envió, el 29 de mayo y de su incineración el día 30, precisamente el día de San Fernando, patrón de las Bellas Artes, su patrón ya que Julio Álvarez era pintor, escultor, dibujante ilustrador además de poeta pues también escribía poemas con el heterónimo o sobrenombre de Abel Beire, en definitiva un artista con una sensibilidad profundamente preocupada por el ser humano que expresaba en su obra, desde sus primeras etapas, y lo mismo en el lenguaje pictórico, que dando forma y vida a sus esculturas, como en su lírica, nos comunicaba su mundo interior con emotiva riqueza porque Julio hacía que su trabajo en los diferentes campos fuera al tiempo que una auténtica vocación , un ideal, un símbolo y una actitud en la vida.

Julio Álvarez siempre fue un hombre generoso y también un artista muy preocupado por su obra. Desde que tuviera un fatal accidente que le obligaba a caminar con dificultad Julio se planteó encontrar a alguien que pudiese ofrecerle, a cambio de su casa y su estudio, un lugar donde poder, al tiempo que vivir, trabajar y conservar su obra.

Su obra pictórica era depurada, poética y realizada, siempre, con un gran dominio de la técnica. Una técnica que él personalizó en un profundo realismo con el que nos ofrecía el mágico y revelador aspecto de las cosas y de los seres.
Un buen día me telefoneó para decirme que se había trasladado a la calle de Santa Juliana, justo frente a la casa donde vivió en tiempos Pepe Hierro, porque un constructor le había ofrecido una casa y un garaje donde poder conservar sus pinturas y esculturas al cual podía acceder en ascensor.


Foto: Luis Pérez Lara, presidente del Centro Cultural Blas de Otero, durante la inauguración de la exposición de Julio Álvarez, a la derecha. El C. C. Blas de Otero fue el promotor y organizador de esta exposición en junio de 1995.

Estaba muy contento. A cambio de su estudio y de la casa en que vivía, el “avispado” constructor le ofreció una casa nueva, que no estaba mal, y un “estudio” que al poco tiempo se convirtió para Julio en un suplicio. Tras mucho luchar para conseguir un lugar apropiado para su obra finalmente terminó viviendo en La Olmeda un pueblo a unos 40 o 50 Kms de Madrid, en un chalet donde guardó su obra, sí, pero nada cómodo para moverse por él habida cuenta que tenía escaleras y Julio ya no con muletas, como antes, sino que tenía que desplazarse con un andador.

Aunque algunos amigos le visitaban, entre otros Carmina Casala y Chema Rubio , Francisco Carrillo ha sido la persona que, en los últimos años, se ha ocupado y preocupado por Julio Álvarez. Francisco Carrillo ha sido para Julio mas que un amigo, su protector,el defensor de todas las injusticias y engaños que se ha cometido con este artista y su "Angel de la guarda"
Ahora tendrá que preocuparse también de su obra ya que la casa donde vivía Julio era una cesión en usufructo y tendrá que buscar un lugar donde depositarla la obra de este hombre, de este artista que fue Julio Álvarez.



Este artista que creía en el hombre, fue el impulsor, promotor y gestor de exposiciones al aire libre durante los años 50, 60 y 70 del pasado siglo, en Madrid. En 1953 fundó uno de los certámenes artísticos más importantes, duraderos (hasta 1973), y con más éxito de aquellos años, las Exposiciones de primavera que el denominaba Arte al aire libre

Foto: Julio Álvarez, Manuel López Azorín y Gloria Fuertes en una lectura que dio Gloria en Tertulias de Autor de Helicón en Sanse (1996)

En estas exposiciones al aire libre que mantuvo Julio, aun con muchos esfuerzos, mucha lucha y muchas reticencias por el régimen frente a tanta progresía, tanta poesía y, sobre todo, tanto y tan libre Arte al aire libre. En ellas se dieron cita muchos jóvenes artistas que hoy día están consagrados en su mayoría, entre ellos, Genovés (que compartió estudio con Julio) y Duarte ,al igual que poetas que participaban como José Hierro y Gloria Fuertes de quien Julio fue ilustrador de algunos de sus cuentos infantiles en los años setenta.



La Ciudad de Madrid reconoció su trayectoria artística en un acto que tuvo lugar el jueves 28/03 /2007, a las 19.00 horas, en el Conde Duque con el título de Homenaje a Julio Álvarez, un visionario del arte madrileño. : “Madrid rindió un homenaje a Julio Álvarez, pintor, escultor, escritor e inventor que acercó el arte a los madrileños. Durante el transcurso de acto, en el Auditorio del Conde Duque, la Concejala de las Artes Alicia Moreno, acompañada por el director de Patrimonio Cultural, Juan José Echeverría, entregó a Julio Álvarez un diploma honorífico”. Allí estuvimos algunos amigos suyos pero sin duda no todos. Siempre sucede igual.


Foto: Julio Álvarez y Manuel López Azorin en un instante de la inauguración de su exposición al aire libre como recuerdo de aquellos años en Madrid de su gran actividad organizativa en las convocatorias de las exposiciones de primavera Arte al aire libre.

Pero antes, en 1983, con Enrique Tierno Galván como alcalde de la villa de Madrid el Centro Cultural Conde Duque realizó una muestra antológica de todos los artistas que habían participado en aquellas exposiciones de primavera llamadas Arte al aire libre. En esta muestra antológica se destacó el papel preponderante de Julio Álvarez como fundador, como inventor imaginativo que logró durante veinte años seguidos que El Retiro se convirtiese en un nido de sueños, de esperanzas, de ilusiones y, gracias a aquella libertad pictórica, los grises dieron paso a los colores que inundaron las primaveras de la época franquista para el asombro de muchos.




Foto: en 1995 Julio Álvarez realizó una exposición al aire libre en los jardines de la urbanización Rosa Luxemburgo de San Sebastián de los Reyes.Junto a él Manuel López Azorín y al fondo, sentado, José Hierro que junto a la poeta Francisca Aguirre ofrecieron, en la inauguración, un recital poético.

La obra de Julio Álvarez fue mostrada a lo largo de los últimos 60 años en numerosas e importantes exposiciones: Centro Cultural de la Villa, Centro Cultural Conde Duque, Entidades como Caja Madrid y la última que realizó, el mes de abril, en el Centro Cultural Eduardo Úrculo , situada en el barrio de Tetuán ,cercano a su barrios queridos: los de Dehesa de la Villa y Cuatro Caminos, barrios en los que vivió y convivió con sus vecinos. Por esta razón a iniciativa de la Asociación de vecinos Cuatro Caminos el pleno municipal, aprobada por todos los grupos, ha reconocido la figura del artista Julio Álvarez.

“Jueves, 10 de Marzo de 2011 15:18
En el Pleno ordinario celebrado en el día de ayer, correspondiente al distrito de Tetuán, se aprobó por unanimidad de los Grupos Municipales, la propuesta presentada por la Asociación de Vecinos Cuatro Caminos, , relativa a la adquisición y colocación de una obra o elemento artístico- ornamental del conocido artista Julio Álvarez en la nueva Casa de Baños, próxima a inaugurar en la calle Bravo Murillo, número 133.”


De este modo, Tetuán reconoció al artista Julio Álvarez y lo hizo gracias a sus amigos de la Asociación Cuatro Caminos. Se agradece, y Julio se sentirá muy satisfecho sabiendo que sus vecinos y amigos de la Asociación no dejan de recordarle como artista y como el buen vecino que siempre colaboró con ellos.


Foto: Julio Álvarez, sentado, ejerciendo de presentador en una exposición de mi hija Gema López M. Azorín en la Sala Martín Chirino, junto a ellos Luis Pérez Lara.

Cuando yo creé la revista Poesía en la diana, como en ella colaboraban artistas plásticos como Manuel Alcorlo, Luis García Ochoa, Ricardo Zamorano, entre otros muchos como el propio Julio Álvarez, además de poetas, decidí nombrarle asesor junto a críticos literarios, escritores y poetas. Recuerdo que se sintió muy satisfecho de pertenecer como miembro asesor a una revista donde junto a él (él decía que junto a ellos) estaban, entre otros, José Hierro, Antonio Gala, Miguel García Posada, Pablo García Baena y Claudio Rodríguez.



Este es el última dibujo que Julio nos envió para felicitarnos, a los amigos, en las navidades del 2010.Ya no podremos vernos en Madrid como decías ni ya tampoco seguirá, como nos decías, tambien, con cierta ironía, en tu "semidorado exilio" querido Julio, pero seguro que permanecerás en nuestro recuerdo no sólo como pintor, escultor, poeta... sino como la magnífica persona que has sido.
Esa que con el nombre de Julio Álvarez (ya no con el de Abel Beire) publicó algún que otro poema en Poesía en la diana. Aquí, en su recuerdo, os dejo uno titulado

Diálogos del silencio

Ya despierto, ya dormido,
te veo ante mi sentada;
me sigues donde yo vaya,
mi sosiego ya es perdido

Al monte
tu nombre quiero gritar
y arrancar ecos distintos,
sobrevolar el abismo
y explorar el exorcismo
del acorde musical
que reside en tu mirada.

Recorrer el sendero sinuoso
que lleva al lago perdido,
susurrarte en el oído
mis requiebros, amoroso,
y verte transfigurada.
Que despiertes a la luz
de la mañana
y te sientas por mi ojos
contemplada.
Dime pronto qué he de hacer
que no verte es el no ser.
Expectante
Buster Keaton esperaba
mudamente una respuesta.
Y bella, distante y fría,
Monna Lisa, desde el cuadro
Sonreía.
Julio Álvarez (1998)

4 comentarios:

Carlos Viñas dijo...

Espléndido y emotivo escrito sobre el gran Julio Álvarez, autor de la bella escultura de Valle-Inclán en un escaparate de la Plaza del Ángel de Madrid, que he fotografiado en varias ocasiones.

blog del poeta Manuel López Azorín dijo...

Muchas gracias Carlos Viñas por tu amable comentario que se dedica a la memoria de Julio, un gran pintor y escultor y, sobre todo, una magnifica persona con quien compartí amistad durante años.
Un saludo

Carlos Viñas dijo...

Mi agradecimiento siempre a la voz de los poetas capacitados para incrementar el nivel cultural de todos. Me topé varias veces con ese Valle-Inclán de la Plaza del Ángel y un día, viéndolo de cerca, descubrí el nombre del autor: Julio Álvarez, y como admirador que soy del gran escritor gallego, estoy elaborando mi modesto homenaje al escultor Álvarez o Beire para airearlo en mi blog http://madridafondo.blogspot.com.es/

blog del poeta Manuel López Azorín dijo...

Pues me alegra saberlo Carlos Viñas, recordar a Julio Alvarez (o como bien dices a Abel Beire que era su seudónimo escribiendo) siempre , me parece a mí como amigo suyo, es importante y necesario. Prometo entrar en tu blog en cuanto pueda.
Un saludo