viernes, 22 de marzo de 2013

Luzmaría Jimenez Faro: (Torremozas) Poesía y mujeres

Memoria poética


Luz María Jimenez Faro:(Torremozas) Poesía y mujeres





Voces Nuevas (XXV Selección) Ediciones Torremozas, Madrid 2012.

El mes pasado llegó a mis manos un nuevo volumen de Ediciones Torremozas. Es ya la selección nº 25 de Voces nuevas en la que aparecen ocho poetas seleccionadas, entre ellas Pilar Sastre Tarduchy, la poeta que me trajo este libro. Voces nuevas es una selección antológica de mujeres poetas y cada volumen esta seleccionado por el consejo asesor de Ediciones Torremozas.




En esta XXV selección, estas ocho mujeres nos muestran su quehacer poético y en él sus preocupaciones, su cosmovisión, su manera de expresión, con mayor o menor fortuna, en una diversidad que, como yo pienso que el poeta, la poeta en este caso, es “uno y diverso” enriquecen el panorama poético. Una manera de mostrar voces nuevas que con el tiempo se consolidará o no pero que viene abriendo, y esta es la gran labor de Torremozas (de Luz María), una puerta (la de la poesía) a las mujeres que la escriben.



Ese es uno de los principales objetivos de Torremozas: dar a conocer nuevas voces, de ahí su título, poéticas de mujeres al tiempo que estimular su vocación. Una labor que lleva ejerciendo esta editorial desde hace ya treinta años y que ha contribuido a difundir a mujeres poetas en lengua española. Un admirable labor, me parece a mí, que me ha traído el recuerdo de Luz María Jiménez Faro, escritora, poeta ella,por la que siento un especial afecto y que es el alma mater de Torremozas.
 
Luz María Jiménez Faro nació en Madrid y aquí reside Está casada con el escritor y poeta Antonio Porpetta. En 1982 fundó Ediciones Torremozas (ellos tienen una casa en la sierra de Madrid, una “torre”, que así   llamamos por levante a las casas de campo o sierra, y tienen dos hijas, de ahí Torre -y- mozas), editorial especializada en literatura escrita por mujeres, y su catálogo tiene más de 500 títulos publicados bajo su dirección. Igualmente es autora de unos doce poemarios. El primero que publicó, lo hizo junto a su marido el poeta Antonio Porpetta, fue el titulado Por un cálido sendero (Madrid, 1978) Recuerdo también un hermos regalo que un día me trajo Luz María, su libro Bolero (Madrid, 1993), una delicia de poemario de pasmosa sencillez y hermosa poesía en prosa para evocar, a través del bolero, a personas, situaciones, vida…




Como en ese bolero que yo recuerdo cantado por Los Panchos:“La hiedra” que decía: “…Y hasta la eternidad / te sentiré / Yo sé que estoy ligado a ti, / más fuerte que la hiedra.” Luz María escribe y reflexiona, en esta ocasión, rindiendo homenaje a la Poesía: Hablan de ti, voy subrayando algunos textos: Hierro, encadenado está en las lianas del ritmo. Para Brines eres un acto de intensidad. Leopoldo de Luis respira por tu herida. Rosales quiere iluminar la conciencia de su tiempo. A Luis Antonio le interesa como placer. Eres la medida exacta de la iluminación para Porpetta. García López ama tus palabras vivas. Para Gerardo, la luminosa sombra divina del hombre. Carmen te advierte como fertilidad de río y Rafael Morales quiere sentirte con la ternura de Lope, pensarte con la tensión dramática de Quevedo y decirte con la hermosura de Góngora… Goytisolo nos dice que somos los poetas las viejas prostitutas de la historia…

En el principio ella estaba y dijo: creced y multiplicaos…y soportaron todas las inclemencias y sólo unos pocos sobrevivieron. Ella, como una hiedra de luz, les habitó vivos y muertos y los hizo eternos.

Oh, poesía: no te detengas nunca, lanza siempre tu metralla de sueños y déjanos vivir contigo a solas.

Y hasta la eternidad, los que amamos la poesía, la sentiremos porque como dice el bolero, estamos ligados a ella “más fuerte que la hiedra”.



Amados ángeles, un libro de 1997 al que de vez en cuando regreso: Rosas con alas en el aire mudas. / latido sin latido de la sangre./ Relámpago de pura luz sin trueno. / Música que, sin notas, acompaña./ La voz amada sin rumor alguno. / Hay un silencio pleno de alegría… / Y es que ha pasado un ángel.



En los años en que yo dirigía y presentaba las Tertulias de Autor de Helicón, en San Sebastián de los Reyes, traté de que Luz María Jimenez Faro viniese como autora invitada para dar una lectura de su poesía. Nunca quiso aceptar la invitación. Su humildad como autora, como poeta, me decía, me hace rechazar una invitación a estas Tertulias o las que llevas a tan grandes poetas.

Luzmaría Jiménez Faro, Concha Zardoya y Manuel López Azorín

Luz María, la mujer, la poeta, la editora que más ha hecho por las mujeres poetas de aquí y del otro lado del mar, nunca vino a dar una lectura propia. Para que viniera, tuve que aprovechar que Concha Zardoya, que merece, y la tendrá, una memoria poética en este blog, venía (fue el 14 de marzo de 1997), como Autora invitada para pedirle a Luz Maria que la presentara ya que ambas se conocían y se apreciaban mucho.  Aceptó encantada (una cosa es presentar a esta gran poeta por la que siento admiración y otra leer yo mi poesía, me comentaba), y mi querida Concha Zardoya se sintió contenta cuando le dije que Luz María iba a presentarla.




Los últimos poemarios publicados, que yo sepa, son Mujer sin alcuza (Madrid, 2005) y Corimbo (Madrid,2011), pero Luz María también ha escrito un libro de relatos. Como ensayista libros como Carolina Coronado: apunte biográfico y antología, en colaboración con su marido (Madrid, 1983). Ernestina de Champourcin, antología poética (Madrid, 1988), que fue Premio Euskadi de literatura en castellano 1989. Delmira Agustini, manantial de la brasa (Madrid, 1990). y como antóloga: …Y vamos haciendo camino, volumen conmemorativo del número 100 de la colección Torremozas (Madrid, 1993). También, entre otros, varios volúmenes (que yo sepa cuatro o cinco) con el título de Poetisas españolas, antología general que recogen la poesía escrita por mujeres en español desde 1900 hasta 2003.

Con relación a su poesía Luz María Jiménez Faro, ya lo he dicho en otras ocasiones es una poeta de sencillez formal, que me parece a mí la más difícil sencillez, y siempre tierna, expresiva, profunda…




Noelia Maldonado Cerrada, de la Universidad Complutense de Madrid, en relación a su libro Mujer sin alcuza, escribió en nº 32 de  la revista Espéculo: es un poemario hecho del mismo material que simboliza: la vida. Cada poema nos remite a historias verosímiles, historias que podemos ver reflejadas en los medios de comunicación, en la literatura o vivirlas desde la experiencia. Estas historias líricas están enmarcadas por dos textos poéticos que nos presentan a la mujer desde dos perspectivas diferentes ante la oscuridad inevitable que se da en el duro camino de la vida. Nuestra reacción ante el sufrimiento, el horror, el tedio,... puede ser el agotamiento, la dejadez, la pasividad, el dejarse morir; pero, por otro lado, podemos erigirnos como luchadores constantes, como héroes imperecederos que miran el pasado con lágrimas pero siguen su travesía hasta que su divinidad se enaltece, entonces, ya no temen la muerte, por ello la han vencido.

Luz María Jiménez Faro fue designada albacea por la escritora Carmen Conde y es miembro del Patronato de la Fundación Carmen Conde y Antonio Oliver, de Cartagena. Es también presidenta de la Fundación Gloria Fuertes, ya que Gloria Fuertes (mi siempre querida y recordada Gloria), la nombró heredera y depositaria de todos sus derechos como autora.

Su labor editorial, como su obra, han sido objeto de numerosos estudios y publicaciones, y sus trabajos sobre las poetisas españolas han contado con el apoyo del Ministerio de Cultura español.



4 comentarios:

Pilar Contreras Moreno dijo...

Gracias Manuel por estas introduciones sobre la figura de Luzmaría, me encanta Antonio Porpetta
sin embargo de ella no conozco su obra. De torremozas la verdad que he leido muy concretamente a Sacra Leal y María García Zambrano. Ambas admirables, estuve animada a participar este año...¿puede que otro año si es posible? Cada cual sabemos nuestras limitaciones y las mias son escasas.
Un placer como siempre, saludos Pilar

blog del poeta Manuel López Azorín dijo...

Gracias Pilar Contreras Moreno, por tu comentario. Estoy seguro de que en cuanto leas a Luz María (yo te recomiendo "Bolero", por su encanto, sencillez y profundidad al tiempo, escrito en prosa poética, pero cualquier libro de Luz Maria te llegará. Un abrazo

Antonio Porpetta dijo...

Manuel: A Luz no le funciona bien el ordenador, y me dice que te envíe su comentario. Aquí va, con mi abrazo.

Querido Manuel: Ha sido una sorpresa todo lo que has puesto en tu blog
sobre mí. Sabes que yo me ocupo muy poco de lo mío, así que te lo
agradezco doblemente. Creo que has sido demasiado generoso pero sé el
cariño que nos tienes que, por supuesto, es recíproco. Tú, como
nosotros, somos grandes luchadores por la poesía, que en estos tiempos
difíciles nos salva. Gracias otra vez y un abrazo muy fuerte. Luzmaría.

blog del poeta Manuel López Azorín dijo...

Querida Luzmaría: me alegra que, leida esta entrada, te haya gustado. Siempre se me tacha de generoso, pero yo pienso que lo único que hago es reflejar lo que pienso, lo que siento y lo que me llega a través de las lecturas. Y lo digo ahora con relación a tu poesía. Por otra parte como en este blog no me condiciona ni me condiciono a nada ni nadie, pues digo lo que siento, lo que pienso, lo que creo (y te aseguro que no hay nada que no sea así), sin obligaciones. "Así es si así os parece" , pues bien a mí me parece así.
Un gran abrazo para ti y para Antonio que nos ha servido de "secretario"