jueves, 18 de octubre de 2018

Ana María Reyes Cano: "Ausencia levemente prolongada"





Ana María Reyes Cano: Ausencia levemente prolongada



Ausencia levemente prolongada (Huerga y Fierro Editores, Madrid), de Ana María Reyes Cano, madrileña , profesora, Licenciada en Filología Hispánica por la Universidad Autónoma de Madrid y con Grado en Maestra de Educación Primaria (Mención en lenguas extranjeras) por la Universidad Camilo José Cela.
Este es su primer poemario. Un libro que parte de una cita del poeta indiscutible del amor, Pedro Salinas: “Qué paseo de noche / con tu ausencia a mi lado” y que llevada por el deseo, recrea un juego amoroso pleno de sensaciones frente a realidad. La pregunta es ¿Finge como Pessoa o es tan solo el onírico juego de soñar el amor? 


Ana María Reyes Cano se inaugura cantándole al amor en tres secciones I Ausencia, II Levemente y III Prolongada (sección que a su vez divide la autora en “De recuerdos”, “De olvidos” y “De desencantos”)


Comienza Reyes Cano invocando en “Ausencia” el nombre del su amor , reclamando su presencia: “Ya el mar solo me devuelve la calma de ser yo misma / pero no hay descanso, / mi cabello espera tus besos, / todo mi cuerpo vibra ante tu voz de dedos cálidos.”
Y mientras reclama su presencia sueña que se acerca a ella, y siente que su corazón “es un recurso enloquecido por (su) voz” y anota su nombre “en los espejos de (su) ausencia) mientras el eco de su nombre “recorre (sus) esquinas sin palabras ya que “Un retablo de esquinas (del amor) son los altares de (sus) labios” y es que su voz de algas la seduce “  el escalofrío loco de una madeja en celo” y mientras sueña contemplando el deseo enmarcado en un portarretratos: “Pulpos de brisa lasciva/ enredan el(su) talle con llaves de luz”


Reyes Cano entre Francisco Caro y Charo fierro

“Levemente” intenta recordar el eco de un aroma mientras “las lunas sueñan” y una “semilla de luz” se derrama en mi(su) lecho vacío. “Era el deseo una pantera de jabón líquido/ que se escondía entre nosotros/ despertando los pétalos curiosos / que sonreían bajo la piel; / y el ritmo aprendido/ nos hacía olvidarnos del futuro…
Embuida en sus sueños, , el abrazo de luz, la semilla de luz, desaparece de sus sienes “para instalarse al fin dichoso entre mis  (sus) recuerdos”


El cantautor y poeta Alberto Avila Morales

“Prolongada” es la parte que a su vez divide Reyes cano en “De recuerdos” en el que ; “Un crucigrama perverso/ me (le) recuerda/ que todo es efímero/ y que hasta la realidad/ muere / como un buen sueño”
“De olvidos” y piensa que “Quizá el lienzo del olvido me mire/ desde otra dimensión / desconocida / como la voz un espejo” y se traga la ausencia del amor “como una semilla descalza,/ que germina (el) olvido en su cintura”
“De desencantos” La realidad se impone a lo onírico y el amor queda  “en el exilio de un recuerdo marchito / y apenas queda ya tu atmósfera, como ola breve, / en el seno de un desencanto alado.”


Reyes Cano, con libertad y predominio del verso blanco nos ofrece cierto surrealismo pleno de imágenes, de sensaciones, oníricos placeres entre la realidad y el deseo , en la ausencia y la presencia del amor. Un juego poético  que  vive el deseo y el fervor del recuerdo y que desemboca en el olvido y el desencanto hacia la realidad. Singularmente amoroso, con exquisito lenguaje de claridad cotidiana, nos ofrece Reyes Cano un sutil erotismo cargado de sinestesias y de imágenes que juegan con los significados, significados que juegan, también, con la melancolía en una reflexión que nace de los sueños, se transforma en deseo y finalmente con el olvido y el desencanto se abraza a la realidad. 
Un libro pleno  para de sensualidad exquisita, deseo y desencanto, un libro de amor para recrearse en su lectura.


ANA MARÍA REYES CANO. Es madrileña Posee amplia experiencia editorial como correctora de estilo, tipográfica y traducciones para diversas editoriales; y es autora de la adaptación de Aire de Mar en Gádor de Pedro Sorela para la colección «Leer en Español» (Santillana-Universidad de Salamanca, 1997).
Fue colaboradora de Onda Torrelodones y ha participado en recitales y homenajes literarios. Es autora de introducciones para poemarios, así como reseñas en revista de creación “Cuadernos del Matemático”.
Ha publicado poemas en revistas y antologías como “Aldea poética” (selección y prólogo de Gloria Fuertes, 1997), así como microrrelatos en “Menos cuento que Calleja,” (2013) y “Antropotecas,”( 2017.)


                                      Manuel López Azorín













viernes, 5 de octubre de 2018

Luis García Gil y Antonio Marín Albalate: PATXI ANDIÓN






Luis García Gil y Antonio Marín Albalate:  
PATXI ANDIÓN





Hace unos días tuvo lugar en la sede de la SGAE de Madrid la presentación del libro Patxi Andión (Editorial Dalya, 2017) Un libro escrito por Luis García Gil y Antonio Marín Albalate con prólogo de Rodolfo Serrano y como final un apartado en su parte tercera con textos de amigos de Patxi como: Carlos Aurtentxe, Germán Coppini, Raul del Pozo, Alfonso Pascal Ros, Pablo Sicer Torres, Javier Ikaz, Rodolfo Serrano que nos dice” Si hay alguien  que ha sabido cantar la dignidad de los derrotados (…) la épica cotidiana del hombre, la nostalgia de lo perdido… es, sin duda Patxi Andión” )  
Felix Maraña y López Azorín en la SGAE






y Félix Maraña que escribe: “Vida interior de un juglar de nuestro tiempo, Patxi Andión, cuya ejecutoria queda trazada por la consecuencia, el compromiso, el sentido de la libertad y la mirada acogedora de quien ha vivido la creación como servicio humilde”

Todos los componentes de la mesa elogiaron a Patxi, no solo como cantante sino como poeta. Al terminar el acto Patxi con gran humildad agradeció a todos su palabras y con relación a ser poeta , mas o menos vino a decir: "Yo no me considero poeta, yo escribo canciones y las canto porque con relación a los poetas, yo toco la bandurria"

Un acto con mucho público que culminó con la intervención de Patxi Andión y un regalo. De su disco que sale ahora el 5 de octubre y que conmemora 50 años de canciones,  nos regaló tres hermosas canciones.

Patxi Andión es un ensayo biográfico sobre la vida y obra musical de este cantautor, con una primera parte escrita por el poeta Luis García Gil  que abarca desde sus inicios en 1969 hasta 1980 y una segunda parte que continua desde 1980 en adelante (ambas partes nos hablas de su vida y de su trayectoria musical retrotrayéndose al ayer y al ahora), escrita por el también poeta Antonio Marín Albalate.

De izda a dcha: Antonio Marín Albalate. Rodolfo Serrano. Luis García Gil.Félix Maraña., el editor, y Patxi Andión

 Ambos especializados en libros sobre la canción de autor que predominó en los últimos años de la dictadura franquista y que, tras la llegada de la democracia, quedaron silenciados y les retiraron o se retiraron (como en el caso de Patxi Andión)Solo unos pocos resistieron (Aute y el maestro Serrat principalmente) y superado con creces aquellos intentos de olvido provocado, primero por la incomodidad de los cantautores en el régimen dictatorial y su censura, que les produjo más de un disgusto y, segundo, el desdén o la indiferencia que se produjo ( tanto con la canción de autor como con la copla) tras la transición con relación a quienes cantaban para la libertad y contra todo tipo de opresión, algo que a aquella ”libertad sin ira” parecía ya no preocupar en esa nueva etapa.
 
“El compromiso ideológico de Patxi Andión – nos dice Luis García Gil – viene de su propia infancia, de aquella conciencia que marca el entorno familiar, la cárcel que padeció su padre y las visitas periódicas al domicilio de la Brigada Político Social.
Patxi Andión – continúa diciéndonos García  Gil – tuvo desde sus comienzos, en 1969, aura de cantante maldito (…) Las primeras canciones que registra no ocultaban de donde venían. En el modo de retratar  algunos de sus primeros personajes había de una  manera inconsciente mucho de aquella influencia francesa (Jacques Brel entre otros), pero incorporada  a una personalidad que brilla desde los primeros discos (…) La voz de Patxi Andión sorprende al principio por su rudeza pero también por su expresividad.

 
Comienza Marín Albalate la segunda parte con el estreno en 1981 de la ópera rock “Evita” en la que Patxi Andión interpreta y canta en el papel del gerrillero Ché Guevara ( mientras tanto Patxi se doctora en Sociología por la Universidad Pontificia de Salamanca)
A partir de 1983 y con problemas para poder grabar las canciones que el quería cantar, cuando publica la canción “El balcón abierto”(1986), dice (canta)  “Aquí llegan mis zapatos con manías,/ ya me estoy yendo ya me he ido,/ dejad el balcón abierto tres días” Una manera de decirnos  que se va, que lo deja, o como nos cuenta Marin Albalate que dijo Patxi: hasta aquí hemos llegado.
Años más tarde  (2012) en unas declaraciones  a “El nuevo Fígaro”Patxi Andión responde  así al porqué  durante muchos años estuvo silenciado:  “Siempre he trabajado en libertad y cuando no ha podido ser  de esa forma, no he trabajado. A mediados de los años ochenta es cuando empiezo a darme cuenta  de que no se puede construir una obra  sin la libertad y la independencia moral y ética  con la que acostumbraba a escribir canciones”
 
Ambos autores realizan un repaso a todos los discos de Patxi, a toda su carrera músical, de teatro y cine e incluyen muchas de las letras de las canciones más emblemáticas de este cantautor que un día se cansó de no poder hacer lo que realmente quería y abandonó su carrera musical para dedicarse, en libertad, a otros menesteres. Ahora, pasado ya el tiempo Patxi regresa con un LP que conmemora cincuenta años de sus canciones y nace este libro  con vocación de memoria viva sobre este cantante madrileño , de origen vasco, que todavía, y doy fe de ello, conserva aquella voz ruda, áspera pero con una gran fuerza aguda en ella  con la que nos sorprendía cantando antes y después de la ilusionada para el pueblo transición  cosas como esta que nos describe el Rastro: “Una dos y tres” (1973) con la jerga de los que por allí mercadeaban de una manera soberbia o luego, más tarde(1985/86),  “Me dejo lo que me llevo / el valor de la palabra”

Patxi Andión nunca ha dejado de componer, ahora en este nuevo disco de conmemoración, nos ofrecerá 16 nuevas canciones inéditas, dos variaciones y una cadencia para un poema.
 

Luis García Gil (Cádiz, 1974), es narrador, poeta y ensayista. Hijo del también poeta José Manuel García Gómez (Cádiz, 1930-1994). Colabora en varios medios de comunicación de prensa escrita, radio y televisión local. Colaborador en diversas revistas literarias y guionista de varios documentales.
De obra poética ha publicado La pared íntima (2007), Al cerrar los ojos (2010), Las gafas de Allen (2013) Tiene a punto de publicar otro poemario titulado Formas de supervivencia.
Considerado uno de los grandes especialistas de la canción de autor en España, como ensayista ha publicado, entre otros muchos,  Serrat, canción a canción (2004) Yupanqui, coplas de un payador perseguido (2007), Jacques Brel, una canción desesperada (2009), Javier Ruibal, más al sur de la quimera (2011), Serrat y Sabina a vista de pájaro (2012), Mediterráneo. Serrat en la encrucijada. (2015),  Aute, lienzo de canciones (2016) y Patxi Andión, libro que ha escrito junto al poeta Antonio Marín Albalate.
 

Antonio Marín Albalate (Cartagena, 1955) es poeta, narrador y letrista. Parte de su obra poética se encuentra recogida en el volumen Infierno y nadie. Antología esencial (1978-2014), una edición del profesor José Luis Abraham López(Urania Ediciones (2015).
 Antonio Marín  es un estudioso de la obra de Leopoldo María Panero y responsable de las ediciones Sobre la tumba del poema. Antología esencial (2011),Narciso en el acorde último de la flauta (2012). Last River Together(2014) y del prólogo al libro póstumo del poeta Rosa enferma (2014) Todos ellos publicados por Huerga y Fierro Editores.
Ha coordinado, entre otros, los libros Trazado con Hierro. Homenaje al poeta José Hierro (2003), Tributo a Serrat (2007) A Pablo Guerrero en este ahora (2010) Poesía amiga y otros poemigas para Aute (2014) y Patxi Andión  escrito junto a Luis García Gil.
                        Manuel López Azorín




jueves, 27 de septiembre de 2018

Carlos Vitale:"El poeta más crítico" y "Duermevela"






Carlos Vitale:El poeta más crítico y Duermevela


 Carlos Vitale (Buenos Aires, 1953), poeta de origen italiano (italianos de nacimiento sus padres)  pero argentino el poeta aunque residente en Barcelona desde hace ya muchos años. Mi amigo, el poeta aragonés Ángel Guinda dice de este poeta y traductor de autores italianos que ha fundido Argentina, Italia y España en un mestizaje de afectos (Carlos parece ser de todas partes y de ninguna o al revés, no es de ninguna parte y es de todas porque si Rilke nos dejó dicho que la verdadera patria del hombre es la infancia en Carlos Vitale, me parece a mí, que su única patria es la poesía),  de difusión ( dedicado a traducir a los poetas de origen italiano) y creatividad (con su obra poética, que es, al menos la que yo conozco, es concisa, justa, sin retórica alguna, con la  expresividad precisa de quien ofrece, con lo mínimo, el todo y sus partes.
Decía antes que mi amigo el poeta aragonés Ángel Guinda ha dicho de Carlos que: “Para Vitale, como para S. Prudhomme, la poesía es un dolor. Es el dolor del ser humano desde la desolación, el ansia de conocimiento, el inconformismo por las pequeñas respuestas encontradas ante los ojos abiertos del secreto, lo efímero de la maravilla, el temor a no tener miedo, y un horror a la incomunicación que lleva al poeta a rechazar toda estéril retórica, lo vacuo.”
 
Este verano me llegó por correo postal un pequeño librito traducido por Carlos Vitale (que prometió enviarme y lo hizo. Carlos y yo nos conocimos en 2003 en Cambrils con motivo de un encuentro poético), cuyo título es El poeta más crítico y otros poetas italianos (Embocall, Barcelona, 2014) en el que, además de traducirnos dos poemas de cada uno de los poetas que recoge el libro, nos cuenta  de ellos, de sus vidas y sus estados de ánimo de un modo directo, conciso y ameno, tanto es así que el librito se lee de un tirón y se vuelve a él para recrease en lo que nos cuenta Carlos y en volver a leer los poemas ( bilingües) traducidos del italiano al español.
Nos deja Vitale cuatro historias sobre la vida y poesía de estos importantes poetas italianos del siglo XX: Dino Campana, Sibilla Aleramo, Lucio Piccolo y Giuseppe Ungaretti. Debo confesar que, de los cuatro, solo había leído a Ungaretti, así pues gracias Carlos Vitale.

 DUERMEVELA




Con relación a  Duermevela (Candaya, 2017), tras leerlo, tras ver el sus poemas la esencialidad de las cosas cotidianas, repletas de, a veces divertida ironía, a veces de tristeza y siempre de verdades que pueden resultar incómodas pero que siempre llegan con ese sueño ligero y un tanto agitado o angustioso, el instante en el que se suceden las sombras que nos ofrece la vida, cuando en el tiempo de reposo, de descanso, el poeta que lo es de pensamiento, es decir amigo de filosofar con la poesía, entra en un sopor  que no acaba de adormecer al sujeto y que, aun medio dormido, le mantiene en una vigilia por la que se sucede el tiempo, la falta de esperanza, la soledad, la resignación frente a la imperfecta condición humana y , cómo no, la crítica irónica a veces y a veces desolada de lo que acontece en nuestro diario vivir.
Así pues Carlos Vitale nos muestra un conjunto de poemas que son, desde su gran concisión, sentencias explosivas, paradojas que son la antítesis de la dulzura, la amable pero contundente e irónica mirada de  un hombre  que a veces nos muestra su dolorido intimismo y a veces desconcierta con su palabra sugerente o enigmática (a Carlos Vitale parece ser que no le gusta la claridad).
Sus brevísimos poemas ya he dicho que son como sentencias y también parecen aforismos y pocas veces se nos muestras como poemas-poemas (en apariencia) y más bien, en ocasiones recuerdan a la anti-poesía
Duermevela me parece a mí un libro tremendo y desolado en su enorme concisión (aunque en el encontremos versos con divertimento o ironía y también, en muchos poemas, hermetismo) porque , en mi opinión, el yo poético nos ofrece en él, desde lo más profundo de su pensamiento (filosófico) poético, las confidencias de un ser humano que, medio escondido en lo críptico, la diversión, la ironía o el dolor, nos muestra sus rotas ilusiones, su desesperanza, su decepción de la condición humana en un mundo áspero en el que, a través del paso del tiempo, se resigna a vivir.
En una nota de la editorial Candaya leo que “Nadie puede ser tan divertido y tan triste al mismo tiempo como Vitale” y regreso al principio de esta reseña para recordar de nuevo las palabras de Ángel Guinda sobre Carlos Vitale y su poesía: “Para Vitale, como para S. Prudhomme, la poesía es un dolor. Es el dolor del ser humano desde la desolación, el ansia de conocimiento, el inconformismo por las pequeñas respuestas encontradas ante los ojos abiertos del secreto, lo efímero de la maravilla, el temor a no tener miedo, y un horror a la incomunicación que lleva al poeta a rechazar toda estéril retórica, lo vacuo.” Hace dos día nos vimos Angel Ginda y yo en el Café Comercial y quise recordarle estas palabras y hablar con él de Vitale; pero finalmente no pudo ser, la presentación de un libro lo impidió.

Duermevela es un libro para leer bien despierto, para desentrañar enigmas, para sonreír en ocasiones y, siempre, para detenerse y pensar. Pensar que al final de todo, cuando la poesía nos visita, como nos dice Vitale; “en sueños //  siempre / dejaba / alguna huella // muda” Muda o flotando en el aire  como algo etéreo porque:  “La palabra es miedo / metal, adiós, / cuerpo sin cuerpo, / y derrota”.
Para concluir, como suele decir Carlos en las redes sociales: “Si lo deseas (tras leer esta reseña), solicítalo en tu librería habitual” (eso hice yo) y tras esto apostilla con ironía: “Antes de que se agote (de ilusión también se vive)”



Carlos Vitale nació en Buenos Aires en 1953 y reside en Barcelona desde 1981. Es Licenciado en Filología hispánica y Filología italiana.
Ha publicado Unidad de lugar (Candaya, 2004), Descortesía del suicida (Candaya, 2008), Cuaderno de l’Escala / Quadern de l’Escala (2013), Fuera de casa (2014), El poeta más crítico y otros poetas italianos (2014) y Duremevela (Candaya, 2017)
Ha traducido numerosos libros de poetas italianos y catalanes: Dino Campana (Premio de Traducción “Ultimo Novecento”, 1986), Sergio Corazzini (Premio de Traducción del Ministerio Italiano de Relaciones Exteriores, 2003), Umberto Saba (Premio de Traducción “Val di Comino”, 2004) Eugenio Montale (Premio de Traducción “Ángel Crespo”, 2006), Giuseppe Ungaretti, Sandro Penna, Mario Luzi, Joan Vinyoli, Antoni Clapés, Joan Brossa, Josep-Ramon Bach, etc.
Ha participado en festivales, lecturas y encuentros de poesía en Argentina, España, Venezuela, Armenia, Italia, Suiza, Rumania, Estonia, Grecia, Bulgaria y Francia. En 2015 obtuvo el VI Premio José Luis Giménez-Frontín por su contribución al acercamiento entre culturas diversas.

 
Algunas palabras en torno a Carlos Vitale y su labor poética:
Transmite al lector de forma directa y aparentemente sencilla el vértigo de existir, la interrogación sobre el sentido de la vida, los temores de las preguntas del hombre moderno.” Antoni ClapésLa Vanguardia.)
“Aquí la brevedad no tiene vínculo alguno con lo efímero. Los poemas no son artificios ni meros juegos verbales. No se diluyen. Dibujan el alma de un hombre: un Carlos Vitale compasivo, siempre en la antesala de reírse de sí mismo, nunca un juez.” Nelson Rivera, “El Nacional “(Venezuela).
                                     Manuel López Azorín