lunes, 13 de septiembre de 2021

RAFAEL SOLER: " VIVIR ES UN ASUNTO PERSONAL" (Poesía)

 

 

RAFAEL SOLER: VIVIR ES UN ASUNTO PERSONAL

 

Toni Alcolea de la editorial valenciana Olé libros  me envía la obra del poeta y novelista Rafael Soler: Vivir es un asunto personal  (Poesía). Publicado  en la colección Vuelta de Tuerca Poesía de la editorial Olé Libros, con selección realizada por el propio autor.

Un volumen en el que se recogen los

 poemarios, las plaquettes y otros

 poemas publicados en revistas pero no

 en libros  desde 1978 a 2021, además

 de una nueva entrega poética, Las razones del hombre delgado, publicada este año en Nueva York Poetry Press, Colección Pared Contigua nº 6.

Vivir es un asunto personal es un voluminoso libro magníficamente editado y con un precio asombrosamente popular para su volumen, pues según he visto cuesta, al menos en La Casa del Libro 17,10 euros (algo que deberían tener en cuenta otros editores con precios semejantes y mucha más delgadez de impresión).

Este volumen que ha sido presentado en Madrid este 9 de septiembre

 en la Asociación de la Prensa, al que yo, lamentablemente, no pude

 asistir, estuvo, como todos los actos que realiza este poeta tan

 querido por todos con una numerosa asistencia de público,  recoge,

 en  620 páginas, toda la poesía de Rafael Soler.



Como poeta, se dio a conocer en febrero de 1979 en el ciclo Poetas Nuevos, organizado por el Aula de Poesía del Ateneo de Madrid.

Nos trajo con Los sitios interiores (Sonata urgente), (Adonais. Ed. Rialp, 1980), un libro fundamentalmente intimista, pero sin el discurso habitual del confidencialismo que supone la confesionalidad. Libro innovador que, según dicen, provocó un cierto revuelo y, luego, también, un largo silencio por parte de este autor que narra y escribe poesía de una manera absolutamente personalísima.

En la poesía de Rafael Soler, lo hemos hablado los dos, en cualquiera de sus poemarios, se puede encontrar material para una novela. Los que leemos habitualmente al Soler poeta también encontramos material para poemas o mejor dicho, encontramos también, con un lenguaje original, y libre, poesía, en su narrativa que es siempre insinuante, metafórica, sorpresiva y arriesgada por su lenguaje innovador, original y singularmente "Soleriano"

 


Maneras de volver me pareció que es como la película de un viaje, iniciado en Los sitios interiores. Y en tanto que viaja, con la memoria y con el sueño, nos muestra su yo, a veces desdoblado, con imaginación o con realidad, como en el espejo donde podemos ver el desencanto de quien, a través del viaje y de las experiencias vitales, ha madurado en el desencanto de este vivir provisional que trata de aferrarse a lo que permanece tras la provisionalidad del viaje interior que vive, fotograma a fotograma de la película de la vida, de nuevo con la certeza y la duda.

 

Soler escribe sobre temas universales: el amor, la muerte... escribe de perdedores y lo hace  con  su estética y su ética,  además de con ironía, humor y emoción. Él mismo ha dicho: “el poeta es una mirada,  es capacidad de asombro, es necesidad.” El poeta debe de ser el espejo donde hombre y poeta se enfrentan a la vida-

El poeta frente al hombre, el hombre junto al poeta. El hombre y el poeta en uno, frente a sí, mirándose en el espejo con la niebla del tiempo sobre sus rostros, indagando en ese yo que solo conocen ellos, pidiendo a gritos ambos  a su amor y a los otros, esos otros que son la condición humana: queredme, sí queredme! 

 


Ácido almíbar, era un libro intenso y brillante  que nos mostraba una personalísima voz sutil, desconcertante, irónica… Sus poemas nos ofrecen asombro y nos muestra en ellos su visión de la vida,  su gozo y su crudeza. Una excelente y honda reflexión sobre la vida desde el nacer al morir porque "la vida siempre nos ofrece una cosa y lo contrario". Y todo ello contado desde la metafísica del alma que es la poesía: “pero es preciso indagar / es preciso indagar” seguir caminando hacia "donde habita  el olvido", indagando siempre

La  poesía  de Rafael Soler, dentro de su mordaz ironía y su deslenguada manera de expresarse, sus juegos de palabras, su surrealismo, no francés, no mecánico, sino de pensamiento controlado,  de lenguaje de ahora mismo tiene un fondo de existencialismo y también  acaso algo de tono moral.

En Las cartas que debía se nos dualizó o desdobló como remitente y destinatario, con unos poemas donde jugaba a ser uno y diverso, es decir él y nosotros al tiempo. Poemas dirigidos a personajes aparentemente ficticios para contar y cantar, desde su yo al nosotros, su realidad y sus sueños.  Ya lo dijo: “Vivir es decidir / y todo error es tu grandeza // pues solo cuando llegas / das por cumplido lo vivido”


En No eres nadie hasta que te disparannos habla de las Pérdidas, los fracasos, Rafael Soler los oculta con sus transformaciones o cambios ofreciéndonos trampantojos, con películas, ahora de cine negro para sugerirnos sin mostrar, la verdadera cara del espejo. Una historia con tres en uno para contarnos una película con asesinato (simbólico) incluido y el guión de un fracaso, vital,  que el “narrador” (por más que el triunfo le acompañe), se encarga, en mi opinión, de mostrarnos, en el poema “Epílogo y no”, confesión solapada frente a la imagen.

 Rafael Soler suele ofrecernos en sus poemarios la certeza y la duda, la ironía y el escepticismo, la caducidad y lo intemporal entremezclado, tal vez en cada libro con tono y lenguaje diferente o ciertos matices diferentes pero sin faltar la ironía ni la sorpresa verbal ni la indagación constante en el tratamiento expresivo.




En este Volumen, además de sus anteriores libros, podemos 

encontrar muchos poemas incluidos que han sido publicados a lo 

largo del tiempo en revista pero no en libro alguno y por último una 

nueva entrega Las razones del hombre delgado (2021) del que os 

dejo un poema que, con su original lenguaje Soler nos acerca  

la innovación se acercó tanto y eso es bueno), nos acerca digo, a la

 poesía clásica, de manera que este heterodoxo que  se “veve la bida”

 con insurgenciaexistencial, meditativa, crea, innova desde el conocimiento de los que nos han precedido y consigue con su maestría hacer lo que Claudio Rodríguez me decía siempre: “ Escribe y di. Con la temática que quieras, algo que parezca nuevo, por más que se haya dicho”.

Finalmente decir que Vivir es un asunto personal, que toca las temáticas de siempre, parece nuevo y es magnifico.

 

Labio del viento cuando cesa 

este caer a mano abierta

y corazón callado

 

la certeza de ser y no tenerme

un paso con otro hasta el umbral

que otros cruzaron

con más prisa que la mía

 

de cuanto hice poco sé

de cuanto harán todo ignoro

 

asomado estoy al filo

canción temblor y comisura.

Rafael Soler

(de Las razones del hombre delgado, incluido en Vivir esun asunto personal)



Rafael Soler (Valencia, 1947). Ha escrito los libros de poesía, que se recogen en este volumen junto a los poemas publicados desde 1978 en distintas revistas. Ácido almíbar (2014) fue reconocido con el Premio de la Crítica Literaria Valenciana y el poeta de Arcos Antonio Hernández le ha calificado de extraordinario. Su primer poemario, Los sitios interiores (1980), recibió el accésit del Premio Juan Ramón Jiménez, que otorgaba el Instituto Nacional del Libro (INLE) al mejor libro publicado por autores con menos de cuarenta años. Autor también de seis novelas y dos libros de relatos, ha sido invitado a leer sus poemas en más de quince países, y obras suyas han sido publicadas en Bolivia, Ecuador, Estados Unidos, Honduras, Hungría, Italia, Japón, Paraguay y Perú.

                          Manuel López Azorín

 

1 comentario:

fcaro dijo...

Magnífico recorrido por la obra de un poeta amigo común. Eres un buen lector suyo y tu paseo por sus títulos es tan preciso como certero y divukgador. Gracias por traer hasta tus lectores, que somos muchos, las cosas que interesan. Rafael Soler es un lujo a cuidar. Y a leer. Mi abrazo